miércoles, 24 de agosto de 2011

Un ejemplar de águila-azor perdicera, especie en peligro de extinción, aparece muerta de un disparo en Nonaspe


En estos momentos sólo hay catalogadas 30 parejas en la Comunidad Autónoma de Aragón


Agentes para la Protección de la Naturaleza (APN) del Gobierno de Aragón han confirmado la muerte de un macho de águila-azor perdicera, especie catalogada "en peligro de extinción", tras un aviso inicial de técnicos del Instituto Catalán para la Conservación de las Rapaces (ICRA).

El ave, portadora de un emisor vía satélite, no se movía de un punto del término municipal de Nonaspe (Zaragoza) desde hacía unos días. De manera inmediata, los APN se desplazaron a las últimas coordenadas recibidas y, tras una larga búsqueda, encontraron el ejemplar muerto en el interior de un arbusto. El ejemplar muerto se encontraba marcado con un emisor satelital ya que había sido capturado durante la pasada primavera dentro de un programa de conservación y seguimiento de esta especie que está realizando la Generalitat de Catalunya. Este macho adulto regentaba un territorio a caballo entre Aragón y Cataluña en el cual han muerto varias hembras electrocutadas en postes de tendidos eléctricos hasta que, finalmente, han sido modificados, aislados y protegidos.

Los restos del ejemplar tiroteado fueron trasladados al Centro de Recuperación de Fauna Silvestre (CRFS) del CIAMA-La Alfranca para realizar una necropsia y conocer la causa de la muerte. Los resultados indicaron que la causa de la muerte fue un disparo realizado de frente y a corta distancia matando a la rapaz en el acto. En su cuerpo se encontraron, al menos, cuatro perdigones provenientes de cartucho de caza. Este disparo puede suponer un delito contra la fauna castigado por el Código Penal.

--
Aragón Liberal
Periódico digital de información y Opinión