martes, 3 de mayo de 2011

Eloy Suárez promete “gestionar con eficacia” cada euro de la ciudad y acabar con el despilfarro de Belloch

El candidato del PP al Ayuntamiento de Zaragoza elaborará un Código de Buen Gobierno para acabar con el amiguismo en la contratación de personal, recortando un 50 % el personal de confianza, así como los gastos de protocolo y publicidad

Cree que podría ahorrarse 2'5 millones de euros reduciendo coches oficiales, móviles y viajes; reordenando sociedades municipales y eliminando duplicidades; y terminando con el secretismo en la concesión de subvenciones

El Candidato del Partido Popular a la alcaldía de Zaragoza, Eloy Suárez, ha ofrecido una rueda de prensa esta mañana en la que se ha comprometido a terminar con "el despilfarro que ha invadido el Ayuntamiento desde que Juan Alberto Belloch es alcalde de la ciudad". Suárez ha elegido el Seminario para comparecer ante los medios de comunicación, un edificio que ejemplifica esas políticas de derroche para el que el PSOE compró una mesa de 180.000 euros e intentó adquirir sillones de lujo de casi 3.000 euros cada uno. "Belloch ha utilizado el dinero público a su antojo y de forma irresponsable, como evidencian los despropósitos del Seminario, el disparate de la navegación por el Ebro o el viaje que pagó el PSOE a un equipo de La Gomera para que jugase en la localidad de Pinseque. Este estilo de mal gobierno terminará con el Partido Popular. Nuestro gobierno tendrá entre sus prioridades gestionar eficazmente cada euro de los zaragozanos, gobernando con austeridad, eficacia, control exhaustivo del gasto y transparencia", ha señalado.


 Para ello, Eloy Suárez ha anunciado la elaboración de un Código de Buen Gobierno que fije los principios que regirán los actos de los responsables políticos y de los altos cargos del consistorio. De igual modo, ha mostrado su intención de terminar con el "amiguismo, la arbitrariedad y la falta de transparencia"  en la contratación del personal municipal. El candidato del PP ha recordado que el personal eventual ha aumentado desde 2003 en un 45 %, algo que también ha sucedido con el gasto de personal en las sociedades municipales. "Nos comprometemos a hacer una reducción drástica del personal de confianza en un 50 % hasta volver a niveles de 2003 y haremos públicos los nombres de los asesores, sus salarios y sus currículo vitae. Con el PP, quedará claro que no se nombrará a nadie sin reconocer el mérito o la apuesta por la excelencia profesional", ha explicado Suárez.


UN AHORRO ESTIMADO DE 2'5 MILLONES DE EUROS
Por otro lado, Eloy Suárez ha planteado una reducción del 50 % en los gastos de protocolo y publicidad, recortando al máximo los coches oficiales, los teléfonos móviles del personal municipal y los viajes institucionales innecesarios. Además, iniciará una reordenación de la administración con el objetivo de mejorar la eficacia, evitando duplicidades entre sociedades municipales y eliminando aquellas que son innecesarias. El candidato a la alcaldía considera que, con estos planteamientos, podrían llegar a ahorrase 2'5 millones de euros anuales. "La época del despilfarro y del derroche ha terminado en el Ayuntamiento de Zaragoza. Y la austeridad comenzará por el próximo equipo de gobierno del Partido Popular, dando ejemplo a la ciudadanía y eliminando los muchos gastos superfluos que Belloch ha implantado durante sus ocho años de gestión".


 Por último, Eloy Suárez ha desglosado una serie de medidas que culminan el programa de austeridad del PP para las próximas elecciones: establecer un régimen de incompatibilidades para los concejales; dar publicidad a los convenios institucionales; fortalecer los controles institucionales y acabar con la ingeniería contable; detallar públicamente el procedimiento de concesión de subvenciones; ofrecer publicidad sobre el planeamiento y los convenios urbanísticos; garantizar los principios de publicidad, concurrencia, transparencia e igualdad en la contratación; prohibir la aceptación de regalos que no excedan los usos y costumbres sociales; y terminar con el exceso de externalización de servicios cuando éstos puedan ser desempeñados por funcionarios.