lunes, 21 de marzo de 2011

Presentado el Plan Director del Huerva en Zaragoza

Pone de relieve la potencialidad del Huerva como vertebrador de los espacios libres de la ciudad, lo que permite configurar una red continua de espacios verdes, y por su trazado transversal del término municipal, permite la creación de una senda peatonal y ciclable paralela al río desde Cuarte hasta su desembocadura en el Ebro

Recuperar y dignificar el Huerva y devolverle su papel relevante como uno de los principales cauces fluviales de Zaragoza. Éste es el objetivo que se persigue con el Plan Director del Huerva, el instrumento que aunará los criterios y las directrices de las futuras actuaciones que se lleven a cabo en su ámbito, y que ha sido presentado públicamente esta mañana.

Concretamente, el Plan Director plantea recuperar e integrar el Huerva dentro de la red de espacios verdes de Zaragoza como un río de calidad medioambiental, urbanística y paisajística, creando nuevos espacios verdes junto su cauce, con zonas de descanso, juego y contemplación, resolviendo los problemas históricos de peligrosidad, dejadez, falta de higiene, accesibilidad y comunicación, y mejorando la continuidad longitudinal de sus recorridos, tanto urbanos como en el cauce, conectándolos con la red de movilidad peatonal y ciclista de la ciudad.


El Plan Director ha sido redactado por la empresa SERS, CONSULTORES EN INGENIERÍA Y ARQUITECTURA S.A., gandadora del concurso que se convocó para llevarlo a cabo. Del equipo redactor han formado parte, además de SERS, los arquitectos Carlos Martín, David Campo, Miguel Ferrer y el escultor Fernando Sinaga.


El Huerva esconde un importante potencial urbanístico y paisajístico a su paso por Zaragoza, dada la centralidad de su trazado. Su condición lineal y su paso por las zonas más importantes de la ciudad (plazas, paseos, equipamientos educativos, deportivos y zonas residenciales), le confieren un gran potencial como nuevo corredor verde fluvial norte-sur, como nuevo eje de movilidad peatonal y ciclista.


El ámbito de actuación del Plan Director comprende todo el recorrido del río dentro del término municipal, con una superficie de 248 hectáreas y una longitud de 13 km., de los cuales 1.2 km. están cubiertos bajo la gran Vía y el Paseo de la Constitución.

Un río transversal y vertebrador

El Huerva cruza la ciudad de Zaragoza por su centro. Con un trazado trasversal al río Ebro y el Canal Imperial, y de dirección norte-sur, entra en la ciudad por un gran valle fluvial rodeado de zonas esteparias, en dirección hacia el centro histórico, hasta desembocar en el río Ebro.


La historia de Zaragoza esta vinculada a la historia de sus ríos, y en ella el Huerva juega un papel importantísimo: fue trinchera natural que permitió a Zaragoza resistir los sitios franceses en el siglo XIX, y en el siglo XX supuso el eje estructurante del desarrollo de la ciudad moderna con el soterramiento, y posterior creación de los bulevares de Gran Vía, Fernando el Católico, e Isabel la Católica, así como la ubicación del Parque Grande al final de estos paseos.


El crecimiento urbano de la ciudad a partir de la ciudad del s. XIX absorbió al río de forma poco respetuosa, y considerándolo la mayoría de las veces mas una cloaca, que un espacio natural de interés urbano. Se ubicaron zonas industriales que vertían sus desechos a sus aguas. Posteriormente se fueron sustituyendo por equipamientos educativos, pero siempre dando la trasera al mismo. Esto generó una degradación importante de su cauce, con una acumulación de escombros, metales contaminantes y vertidos incotrolados. En los últimos años se ha hecho un gran esfuerzo para su recuperación como espacio natural.


El Huerva mantiene un carácter natural "salvaje" muy interesante, impropio de la ciudad urbanizada, con abundante vegetación de ribera y escasa urbanización. Se trata de un río con un caudal variable importante. "Las Huervadas" hacen mención a estos días puntuales de bajada de agua torrencial. Hoy tiene un caudal mas regulado, con problemas de caudal mínimo ecológico durante gran parte del año.


Su trazado lineal pasa junto a los espacios urbanos más importantes de la ciudad, plazas, paseos, vías rodadas, zonas verdes y equipamientos educativos, deportivos, sanitarios, culturales, institucionales, y residenciales, asó como nuevas zonas residenciales. Su cruce trasversal con la ciudad de norte a sur,¡ con el Canal Imperial y con el Ebro, permiten plantear el río Huerva como una vía peatonal y ciclista más de la red del Anillo Verde de Zaragoza. Su condición de espacio verde lineal norte ¿ sur le permite también ser el elemento vertebrador de los espacios libres de la ciudad, permitiendo configurar una red continua de zonas verdes.


La gran escala de afección del Plan Director, que llega hasta las cercanías de Cuarte de Huerva, y la organización de los municipios, industria y espacios naturales de la periferia sur de la ciudad entorno al río Huerva, permite plantear la creación de una vía verde que los comunique con la ciudad. Además, Existe un paralelismo evidente entre el eje urbano norte sur de la ciudad (línea 1 del tranvía) y el trazado natural del río. Dos trazas dentro de la ciudad de carácter diferente pero con posibilidad de funcionar como un mismo eje de movilidad urbana.


Objetivos y propuestas

El Plan Director se marca como objetivos principales:


1.- Establecer los criterios para la integración urbanística del Huerva en la ciudad, como elemento fundamental de la trama urbana.


2.- Definir los criterios para la recuperación paisajística del Huerva como ecosistema natural fluvial dentro de la ciudad, garantizando su recuperación como espacio natural fluvial, vegetal y animal, resolviendo los problemas de vertidos al cauce, la limpieza de escombros y la mejora y protección de las especies vegetales, con la reforestación y regeneración natural necesaria.


3.- Recuperar los vínculos sociales, culturales y deportivos entre los ciudadanos y el río, modificando la imagen actual que tiene el río Huerva para los ciudadanos. Hoy existe una actitud de falta de respeto, propio de un espacio degradado y peligroso, por lo que la recuperación del río implica que las zonas verdes del río se conviertan en espacio seguros de estancia, descanso, y disfrute de los ciudadanos.


4.- Establecer los criterios de gestión y ejecución para la correcta recuperación a coto, medio y largo plazo del río Huerva y sus zonas verdes y urbanas afectadas.

 

5.- Conocimiento y sensibilización ciudadana de un río principal de la ciudad, muchas veces olvidado, fundamental para comprender la identidad del territorio, la historia de la ciudad y las potencialidades de la Zaragoza del futuro.


6.- Ser un documento de síntesis de todos los trabajos anteriores realizados sobre el río Huerva, que establezca los criterios comunes y estructurantes para todas las intervenciones posteriores.


7.- Plantear una visión urbanística y paisajística unitaria de integración del río Huerva en la ciudad y su territorio, donde plantear el papel del río en la ciudad actual.


Para materializar todo ello, el Plan director realiza las siguientes propuestas:


- Una nueva "Calle Verde" norte - sur en la ciudad: plantea crear un nuevo eje de movilidad "verde", peatonal y ciclista, dentro de la trama de movilidad urbana actual en Zaragoza, una calle verde, paralela al trazado del río Huerva en un espacio hoy desaprovechado. Garantizar la continuidad de este andador supone hacer un importante esfuerzo en los diferentes tramos urbanos afectados, dado el alto grado de urbanización y deterioro de muchos de ellos, y la condición morfológica propia del cauce del río Huerva.


- Un Ecosistema Natural en la ciudad de Zaragoza: El río Huerva tiene un potencial como ecosistema natural de gran diversidad de flora y fauna dentro de la ciudad. La actual inaccesibilidad de su cauce y su escasa urbanización ha generado un espacio "salvaje" de naturaleza tremendamente atractivo, y que recuerda en algunos puntos a los espacios naturales del Pirineo. Esta característica propia del río Huerva en la ciudad permite proponer la potenciación de esta condición natural, como ecosistema natural protegido dentro de la ciudad, que permita el desarrollo de vida natural libre de flora y fauna silvestre junto al río.

- El eje urbano norte - sur y el eje verde del río Huerva como uno solo: se propone configurar un triple eje unitario norte - sur, configurado por el eje de movilidad de la "la Calle Verde" junto al río Huerva y sus dos ejes urbanos paralelos al río. En la margen izquierda el eje urbano configurado por la calle Asalto, Paseo de La Mina, Constitución, Gran Vía, Fernando el Católico, Isabel La Católica, y Vía Ibérica, eje urbano principal de la movilidad norte-sur de la ciudad, y que actualmente, con la nueva línea del tranvía, se ve reforzado y consolidado. Y en la margen derecha con el eje urbano configurado por el Camino de las Torres, las calles Gascón de Gotor, Arzobispo Morcillo y la Avenida de los Bearneses dentro del Parque Grande y su prolongación hasta la entrada trasera de Marianistas. Luego tiene una discontinuidad hasta el Canal Imperial. Luego lo configura el Camino de la Junquera, y su futura prolongación hasta las nuevas zonas residenciales de Cuarte de Huerva.


Este vínculo entre estos tres ejes, los existentes y el propuesto, permite plantear un funcionamiento compartido como un solo eje, de forma que organicen de forma complementaria la movilidad urbana norte - sur de la ciudad, dos ejes urbanos de carácter rodado y de trasportes públicos (bus, taxi, tranvía) con un carácter mas urbano; el otro, natural, para la movilidad peatonal y ciclista, con una calidad ambiental de naturaleza. Una triple calle, que funciona como una única, donde cada una absorbe un tipo de movilidad distinta, pero que se complementan y dan acceso y comunicación a los mismos puntos urbanos de la ciudad.


- Vía Verde del río Huerva Zaragoza-Mezalocha: fuera ya del término municipal, pero partiendo desde el río Ebro, se propone la creación de una Vía Verde, conectada con la red de vías verdes (GR99 del Ebro, y Vía Verde Zaragoza-La Alfranca y una futura Vía Verde junto al río Gallego que conecte Zaragoza con Biescas) que comunique Zaragoza con el embalse de Mezalocha, y vertebre todos los espacios naturales y culturales de interés que existen en su trazado.


Estudio Básico de la Senda del Huerva


Como complemento y primera propuesta real del Plan Director, se ha elaborado el Estudio Básico de la Senda del Huerva, que estudia la viabilidad de ejecución de un primer eje peatonal y ciclista continuo junto al río, adaptado a la realidad urbana actual y con un gasto mínimo, como primera estrategia de dinamización, recuperación e integración del Huerva y sus espacios verdes dentro de la ciudad.


Dos son los criterios estratégicos principales para su recuperación. El primero, la creación de un primer eje peatonal y ciclista continuo, junto al río, adaptado a la realidad urbanística y paisajística actual de la ciudad, reutilizando los andadores, aceras y calzadas existentes e interviniendo exclusivamente en los puntos de discontinuidad, que permita recorrer las zonas verdes y urbanas del río Huerva desde las riberas del Ebro, hasta Cuarte de Huerva pasando por el Canal Imperial, que suponga un primer paso en el acercamiento paulatino a este nuevo espacio urbano, actualmente muy degradado y discontinuo. El segundo es acometer obras puntuales de recuperación de puntos estratégicos del río Huerva en la ciudad, principalmente en los entornos de los puentes que le cruzan: el entorno del puente Emperador Augusto (puente de los Gitanos), o el entorno puente Avenida Goya y Gran Vía, o el entorno del puente de la calle de Miguel Servet junto a la Plaza San Miguel, de forma que aparezcan en la ciudad nuevas zonas verdes de calidad junto al Huerva, generando un gran impacto ciudadano, por tratarse de zonas verdes muy degradas actualmente, infrautilizadas, y ubicadas en barrios con una importante carencia de zonas verdes.


La senda tiene una longitud lineal de 11,118 kilómetros desde Cuarte de Huerva hasta conectar con las paseos de las riberas del Ebro. Presenta un primer tramo periurbano, desde Cuarte de Huerva hasta el Ojo del Canal, cuyo trazado van por los caminos agrícolas naturales. Actualmente no tiene continuidad en algún punto importante, lo que exige la construcción de varias pasarelas que conectan las márgenes y los caminos naturales existentes.

El tramo urbano, desde el Canal hasta el Ebro, la senda discurre por caminos naturales de las Zona de los Viveros, paseos del Parque Grande, para pasar a tener su trazado por calles peatonales y rodadas paralelas al río Huerva. En el tramo soterrado del río, la senda va por los paseos y bulevares, para de nuevo volver a utilizar los andadores de las zonas verdes de los parques existentes, Villafeliche y Bruil, hasta llegar al paseo Echegaray Caballero y los paseos lineales de las riberas del Ebro.


Este Estudio básico tiene un grado de desarrollo y de detalle muy avanzado, por lo que sería sencilla su conversión en proyecto de obra, con un coste aproximado que rondaría los 2 millones de euros.

--
Aragón Liberal

Periódico digital de información y Opinión