jueves, 25 de noviembre de 2010

Mil setecientos escolares zaragozanos participan en la semana de la Repoblación Forestal 2010

 
Plantarán 4 hectáreas del Monte El Campillo, en el Barranco de San Cristóbal de Peñaflor, que serán repobladas con especies autóctonas como pino carrasco, sabina albar y negral, encina, coscoja y enebro.Esta actividad está patrocinada por Ibercaja Obra Social, mediante un convenio que incluye la reforestación de 40 hectáreas en las Vales María y la plantación de especies productoras de frutos carnosos en el Parque Grande para que las aves puedan alimentarse de ellas
 

La actividad se enmarca en el programa de educación ambiental "Desde mi aula para mi ciudad, un compromiso con el medio ambiente", dirigido escolares a partir del tercer ciclo de Educación Primaria. Sus principales objetivos son implicarlos de modo práctico y directo en la lucha contra el cambio climático, a través del papel de los bosques como sumideros de carbono, contribuir a la reforestación de los montes municipales con especies autóctonas, ya que 2010 es el Año Internacional de la Biodiversidad, y darles a conocer la importancia que tiene la vegetación para la ciudad y su entorno.

Concretamente, hoy han participado 100 alumnos del IES Santiago Hernández, 73 alumnos del C.P. Hermanos Marx, 100 alumnos del colegio Sagrada Familia, 41 alumnos del CEIP José Camón Aznar, y, como invitado, el C.P. Florencio Jardiel de Peñaflor. A lo largo de la semana, hasta el próximo viernes día 26, toman parte en esta actividad alumnos d ellos colegios Sagrado Corazón, Marcos Frechín, Escuelas Pías, CEIP Fernández Vizarra, Jesús ¿ El Salvador, Cortes de Aragón, Antonio Martínez Garay, Rosa Molas, Cristo Rey, Parque Goya, IES Medina Albaida, P. Enrique del Osso, La Anunciata, Villa Cruz, y Pedro Orós. Los niños están plantado en las 4 hectáreas de la zona a repoblar 3.500 pies de árboles, principalmente pino carrasco, sabina albar y negral, enebro, coscoja, encina, lentisco, efedra, y espino negro, todas ellas especies autóctonas y adaptadas al terreno, previamente preparado por los trabajadores de la Unidad de Montes. Los hoyos de plantación están distribuidos de manera irregular, de acuerdo con un patrón que pretende asemejar la repoblación a la manera aleatoria en la que crecen las masas naturales de bosque.

Convenio con Ibercaja Obra Social

Esta actividad está integrada en el convenio que el pasado 25 de octubre suscribieron el Ayuntamiento de Zaragoza y la Obra Social y Cultural de Ibercaja, gracias al cual, además de ella, se van a repoblar 40 hectáreas de monte municipal en las Vales de María con especies autóctonas, y se va a realizar en el Parque Grande José Antonio Labordeta una plantación específica de arbustos y árboles que producen frutos carnosos para atraer al medio urbano aves y especies silvestres que se alimentan de ellas, y posibilitar su supervivencia fomentando al mismo tiempo la biodiversidad. La entidad aragonesa de ahorro financia económicamente todas estas actividades.

Zaragoza tiene 3.500 hectáreas de bosque

El Ayuntamiento de Zaragoza comenzó a realizar actividades de repoblación forestal con escolares en 1984, y en estos 26 años han tomado parte en ellas casi 35.000 alumnos de más de 100 colegios, lo cual da idea de su importancia educativa y de concienciación de las personas para la conservación del medio ambiente.

Zaragoza, con uno de los términos municipales más extensos de España, alberga un patrimonio forestal único de origen natural, entre ellos 1.000 hectáreas de bosques mediterráneos autóctonos de pino carrasco (no modificados por la mano del hombre) con un rico sotobosque de arbustos. Precisamente por la ubicación de nuestra ciudad en un entorno estepario, el ayuntamiento ha trabajado históricamente para mantener y ampliar esta singularidad forestal. De hecho, las primeras repoblaciones de las que se tiene noticia las llevó a cabo a finales del siglo XIX en el monte de San Gregorio, y a principios del siglo XX en los Montes de Torrero, que dieron origen , entre otros, a los actuales Pinares de Venecia. Estas actuaciones se llevaron a cabo con el objetivo de proteger el suelo de la erosión y defender el patrimonio municipal, al igual que las llevadas a cabo en los años cincuenta del pasado siglo en el núcleo de la Ermita de San Cristóbal del barrio de Peñaflor y en el monte de Valdeatalaya de Villamayor, entonces perteneciente al término municipal de Zaragoza.

En la época del actual ayuntamiento democrático, en 1984 se comienza a trabajar en la creación de un cinturón verde que rodee a Zaragoza a base de repoblaciones forestales, realizadas ya con criterios actuales tanto en las técnicas de repoblación como en las especies que se plantan. Así, se interviene en los parajes de las Vales de Cadrete, Torrozuelos, Abejares, Palú, Francés, Monte Litigio, Santa María, Acampo Hospital, Vedado de Peñaflor, Corral dela Pica y Vértice Flora. Hay que añadir que, a partir de 1996, en las repoblaciones se incluye la plantación de arbustos para fijar y enriquecer el terreno.

En resumen, Zaragoza cuenta actualmente con 1.000 hectáreas de bosque mediterráneo autóctono y 2.500 hectáreas de bosque de repoblación en los montes públicos de propiedad municipal, a los que habría que añadir 600 hectáreas más repobladas por el ayuntamiento en montes que actualmente pertenecen al término de Villamayor, y está llevando a cabo la plantación de 600 hectáreas más hasta el año 2015, dentro de la estrategia municipal de lucha contra el cambio climático, recientemente aprobada.

Aragón Liberal
Periódico digital de información y Opinión