jueves, 28 de octubre de 2010

Oposicón de los vecinos del Casco Histórico al tranvía

 
 
 
La decisión de que el tranvía pase por el Casco Histórico tiene el total desacuerdo las asociaciones vecinales y de comerciantes de la zona.
  
Las Asociaciones del Casco Histórico, Zaragoza Antigua, Casco Histórico La Seo, Via Romana, Zaragoza Antigua, Unión Vecinal Cesaragusta, Asociación de Comerciantes Conde Aranda, San Pablo, Ecos, y varios colectivos más, se oponen a que el tranvía pase por el Casco Histórico de Zaragoza.
 
Primero, esta decisión del Ayuntamiento de Zaragoza encierra al barrio, sobre todo San Pablo y Conde Aranda, cuya salida natural es Cesaragusta, si ya de por sí el barrio de San Pablo está maltrecho, lo único que no hace falta es que les pongan la muralla del tranvía.
 
Estas asociaciones consideran que es mucho más rentable que el tranvía pase por el Paseo Pamplona y Paseo Mª Agustín, calles con mucha más densidad de población que el Barrio de San Pablo. Decisión esta última que el Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de Aragón apoyaba y sigue haciéndolo, entendiendo que sería más adecuado para la ciudad dado su actual crecimiento.
 
Siguiendo con esta lógica, es necesario conocer que el Puente de la Almozara, toda la zona de Ranillas, tiene muchos más habitantes que el Puente de Santiago, lo cual nivel económico no cuadra, y en cuanto servicio al ciudadano en esta zona esta la Delegación de Hacienda, DGA, Ambulatorio de especialidad Ramón y Cajal, que son visitados al día por miles de zaragozanos.  En cuanto al coste de las obras, levantar Independencia y el Coso, calles remodeladas en los años 2003 y 2004 no parece tener mucho sentido, sin embargo tanto el Paseo Pamplona como Paseo Maria Agustín son zonas pendientes de remodelar, ambas avenidas tienen aceras rotas, alcorques sin arboles o rotos, rotura de tuberías con bastante frecuencia es la tónica de los vecinos de estas dos grandes avenidas del centro de Zaragoza.
 
Maria Luisa Santafe, presidenta de la Asociación de Vecinos de la zona, nos traslada esta inquietud, que cuenta que le han transmitido en repetidas ocasiones, y han hecho alegaciones al Ayuntamiento, y hasta el momento no han sido escuchados. Parece que en esta ciudad la participación ciudadana no funciona, se hacen las cosas al gusto del Alcalde, Consejero o Concejal de turno, es decir, en función de sus intereses y no en el de los ciudadanos.