jueves, 8 de julio de 2010

Agua del río Aragón para Zaragoza y su entorno


Por: José Vicente Lacasa Azlor

Por fin en esta primera quincena del mes de julio el agua que circule por las tuberías de la red de distribución del abastecimiento de Zaragoza provendrá en su totalidad del río Aragón.

Es una buena noticia para los habitantes de la ciudad, que la podemos hacer extensiva a los núcleos de población de su entorno, ya que la calidad del agua que saldrá por nuestros grifos mejorará, con el consiguiente beneficio para todos los vecinos tanto desde el punto de vista de conservación de los electrodomésticos como del ahorro del tratamiento del agua en la potabilizadora de Casablanca.

El agua del río Aragón es almacenada en el embalse de Yesa y a través del Canal de Bardenas y de la acequia de Sora es desviada a unos depósitos de cabecera situados en las inmediaciones de esta última. Desde esos depósitos es transportada, a través de una gran tubería, a los depósitos de Fuempudia, situados en las inmediaciones del embalse de La Loteta, que son los que garantizan el suministro a la tubería que discurre hasta los nuevos depósitos de Casablanca.

El agua que llega hasta los depósitos  de Fuempudia, si  no puede ser transportada  en su totalidad hasta los nuevos de Casablanca por estar llenos, será desviada al embalse de la Loteta para que cuando haya un  déficit de suministro desde la acequia de Sora se pueda elevar agua desde dicho embalse a los depósitos de Fuempudia y garantizar de esta manera el caudal necesario para cubrir las necesidades de Zaragoza y su entorno.

El camino para llegar a la situación actual ha sido largo y tuvimos que luchar para disponer de fondos de la Unión Europea y contrarestar posicionamientos hasta de algún concejal de la oposición del Ayuntamiento de Zaragoza, en el que gobernaba el Partido Popular, que estaba en contra de este abastecimiento alternativo para la ciudad de Zaragoza.

Después de garantizar la subvención para ejecutar la obra a través del Fondo de Cohesión, la obra se adjudicó por la Empresa Pública AGUAS DE LA CUENCA DEL EBRO. A la puesta de la primera piedra, inicio de las obras, fueron invitados los grupos del Ayuntamiento pero lamentablemente algún grupo político municipal no quiso asistir al acto. En aquellos momentos interpreté que no estaban de acuerdo con la obra y que estuviera subvencionada con fondos europeos, quizás ellos pensaban en ejecutar la obra sin dichos fondos como ocurrió con la depuradora de la Cartuja, obras que estamos pagando todos los Zaragozanos en su integridad y que nosotros no queríamos que ocurriera con el nuevo abastecimiento a Zaragoza.

Debido a las lluvias de este año hidrológico y a la nieve acumulada en el pirineo, este verano y parte del invierno parece que están garantizados los suministros desde Yesa tanto para los riegos del sistema de Bardenas como para los abastecimientos de uso de boca incluido él de Zaragoza y su entorno. Pero lamentablemente las obras del recrecimeinto de Yesa llevan un ritmo de ejecución muy lenta y por lo tanto al año que viene nadie sabe que va a ocurrir ya que no conocemos el volumen de agua que va a poder ser almacenada en el  actual embalse de Yesa la próxima campaña. Si no existe agua suficiente para garantizar los suministros a la zona regable de Bardenas desde dicho embalse habrá que volver a abastecerse de  agua a través del Canal Imperial y volver a la situación de hace una año.

Si se produjera esta situación habría que volver a reajustar los parámetros de la potabilizadora de Casablanca para adaptarlos a las nuevas calidades del agua de entrada en los depósitos.

Sin embargo, como todos los años hay reparaciones en el canal de Bardenas, siempre cabe la posibilidad de que vuelva a abastecerse Zaragoza con agua del Ebro, a través del Canal Imperial, como ya se anuncia para después de este verano.

Tendremos agua de calidad pero de modo intermitente.

En resumen para conseguir una calidad uniforme  del agua que salga por nuestros grifos deben acelerarse las obras de recrecimiento de Yesa, ya que hasta que no  entre en funcionamiento la nueva obra  no se podrá garantizar que el agua de abastecimiento de la ciudad de Zaragoza proceda, en su intregridad, del río Aragón.

José Vicente Lacasa Azlor

ex-Presidente de la Confederación Hidrográfica del Ebro