miércoles, 13 de enero de 2010

Despilfarro propagandístico en "Ciudadanos" mientras la seguridad de Zaragoza deja mucho que desear

13.1.2010.

Contín exige a Belloch que deje de gastar en campañas de publicidad innecesarias y priorice el gasto social


En Aragón Liberal

El Concejal critica la campaña "Cuidadanos" y cree que ese dinero debería haberse destinado a instalar más videovigilancia o a mejorar los medios de la Policía Local
 
Recuerda que "gastos superfluos como esta campaña de sensibilización incumplen el demagógico Decreto de Eficiencia y Ahorro firmado por el propio Belloch en 2008" 
 

    12 enero 2010.- El Concejal del Partido Popular en el Ayuntamiento de Zaragoza, Sebastián Contín, ha presentado una batería de preguntas para conocer el gasto que supondrá para las arcas municipales la nueva campaña "Cuidadanos" que ha puesto en marcha el equipo de gobierno. Contín ha explicado que esta campaña, que puede verse en mupis de la ciudad, parece tener el objetivo de sensibilizar a la ciudadanía para no ensuciar y respetar los espacios urbanos de Zaragoza. Los populares quieren saber el dinero que costará, con cargo a qué partida se financiará, cuáles han sido los criterios de adjudicación, a quién se ha adjudicado, quién ha justificado la necesidad de la misma y bajo que criterios lo ha hecho.

    Sebastián Contín considera que "estamos ante un nuevo derroche de los recursos públicos. En primer lugar, porque la ciudad tiene necesidades sociales y de inversión mucho más importantes que una campaña publicitaria propia de la filosofía del "buenismo". Pero además, porque este tipo de campañas para fomentar el civismo ciudadano se han demostrado completamente ineficaces. Menos talante, y más hechos". En este sentido, ha recomendado a Belloch que "si pretende que no se tiren papeles al suelo o que no se quemen contenedores, debería dejar de ser tan ingenuo y poner en marcha las medidas que realmente disuaden de cometer este tipo de actos incívicos".

    Por eso, el edil del PP ha pedido al PSOE que el dinero previsto para este tipo de campañas publicitarias del Ayuntamiento tenga como destino la instalación de cámaras de videovigilancia (absolutamente olvidadas en el presupuesto de 2010 y en las partidas del Plan E) y para mejorar los medios con los que cuenta la Policía Local, cuya mayoría de efectivos se encuentran entretenidos en los desaguisados del tráfico que causa la obra del tranvía, en vez de patrullar las calles. "Resulta alarmante la ingenuidad de un gobernante que ha sido Ministro del Interior y que cree que por obra y gracia de unos carteles publicitarios se solucionarán los problemas de suciedad e inseguridad de la ciudad, confiando en que un milagroso espíritu cívico invada a quienes no cumplen las mínimas normas de convivencia".


    Por último, Contín ha recordado que esta campaña de publicidad incumple, por innecesaria, el Decreto de Ahorro y Eficiencia (rebautizado por los populares como "Decreto de Medidas Incumplidas") firmado por el alcalde Belloch en noviembre de 2008, demostrando que "se trataba de un documento demagógico que sólo pretendía lavar la imagen de derroche y despilfarro de los gobiernos socialistas en Zaragoza y en Aragón".