viernes, 27 de marzo de 2009

El PP rechaza las amenazas a los representantes sindicales y pide a Belloch que reconduzca la situación en el Ayuntamiento de Zaragoza



Los populares reclaman al gobierno que vuelva al marco democrático del diálogo y la negociación con los sindicatos



   27, marzo 2009. La Portavoz del Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Zaragoza, Dolores Serrat, ha manifestado su rechazo a las últimas acciones que, durante los últimos días, han emprendido unilateralmente el Alcalde y el Vicealcalde del Ayuntamiento de Zaragoza contra los representantes sindicales municipales. Según los populares, en el día de ayer, "esas acciones sobrepasaron el tradicional marco de funcionamiento democrático que siempre ha presidido esta institución pública, instalándose el Gobierno en el chantaje a los funcionarios para después pasar a la amenaza con una posible acción legal de tipo penal contra los mismos".

   El Grupo Municipal Popular quiere señalar que "nunca había sucedido algo parecido en los más de 25 años de funcionamiento democrático del Ayuntamiento de Zaragoza. Nunca un Alcalde se había apropiado del nombre de la Corporación y de los poderes que le da el Reglamento Orgánico para poner sobre la mesa una posible acusación contra los representantes sindicales por un supuesto allanamiento de morada de la Casa Consistorial, que es la Casa de Zaragoza y de los zaragozanos".

   El Partido Popular, que cuenta con la segunda representación mayoritaria en número de Concejales de la Corporación de Zaragoza, se ha desmarcado por completo de la actuación del Alcalde, en la que no se siente representado. Del mismo modo, rechaza cualquier acción legal  contra los representantes sindicales (democráticamente elegidos para ejercer la reivindicación sindical) como la que se ha planteado. "La amenaza, el chantaje y los intentos de imposición del actual equipo de Gobierno denotan una enorme falta de sensibilidad y de capacidad de negociación que merecen el rechazo de este grupo institucional", ha explicado Serrat.

   Por eso, el Grupo Municipal Popular solicita al Alcalde de Zaragoza que recupere el "sentido democrático" que siempre ha presidido este Ayuntamiento, "renunciando a las amenazas, reconduciendo la situación y recuperando el marco democrático del diálogo y la negociación como elementos imprescindibles en los que deben encuadrarse en las relaciones con los representantes sindicales, quienes nunca deberían haber sido acusados de allanar la que siempre ha sido su Casa, la Casa de Zaragoza y de cada uno de sus vecinos".