viernes, 13 de febrero de 2009

Paneles solares en el Colegio Cándido Domingo de Zaragoza.

Zaragoza: El colegio Cándido Domingo ahorrará el 35% de su consumo energético tras la colocación de paneles solares y el aislamiento de sus fachadas

La actuación está incluida en el programa europeo Renaissance, que impulsa también las energías alternativas en los barrios de Valdespartera y Picarral



El colegio público Cándido Domingo ahorrará el 35% de su consumo de energía y logrará reducir 124 toneladas de CO2 al año después de someter sus edificios a diversos ajustes y mejoras. Las acciones se encuadran en el proyecto europeo Renaissance, que también propicia planes de sostenibilidad para el barrio del Picarral y para la zona de Valdespatera, además de una política activa de sensibilización y educación ambiental.

Renaissance, incluido en el programa Concerto, dentro del sexto programa marco de la Unión Europea, tiene como objetivo el ahorro de energía en la Unión Europea. Esta iniciativa fue aprobada en 2004 y el Ayuntamiento de Zaragoza ratificó en diciembre de 2005 la incorporación de la capital aragonesa al desarrollo de estos programas, en los que también participa Lyon en Francia y Lombardía en Italia.

La intervención en Zaragoza se enfocó en varias direcciones. De una parte, al trabajo en la construcción de obra nueva en la Ecociudad de Valdespartera, donde se han levantado 616 viviendas bioclimáticas, y se monitorizan 117 edificios para comprender en tiempo real el comportamiento y el consumo de estas energías; asimismo se acomete la rehabilitación de 360 viviendas sociales del Picarral con objetivos bioclimáticos, a la vez que se desarrolla una acción demostrativa en un edificio público: el colegio Cándido Domingo. Se trata de un centro muy involucrado en la vida social del barrio y con un alto grado de concienciación con el medio ambiente.

La intervención, que se inició a principios de octubre de 2008, se ha centrado en la colocación de placas solares en el edificio destinado a la Educación Infantil. Asimismo, durante este año, se procederá a realizar el revestimiento de las fachadas del inmueble de Primaria con materiales aislantes para reducir las necesidades energéticas del centro docente.

Las mejoras

Las actuaciones que se han planteado en el colegio son de tres tipos: De Innovación; de Ahorro Energético y de Sensibilización y Educación Ambiental.

Los trabajos han empezado por las intervenciones que implican innovación tecnológica, que se han dirigido a la colocación de un sistema de placas fotovoltáicas en el edificio que acoge la Educación Infantil, una construcción que data de 1989; es decir, la más moderna del complejo educativo.

Este inmueble se encuentra en un patio de manzana, rodeado de edificios de considerable altura, que obligaron a realizar una serie de estudios sobre la incidencia solar en ese lugar para determinar cuál debía ser la inclinación y los ángulos con que debían colocarse los paneles en la cubierta del módulo de Infantil para rentabilizar la radiación solar. Así, se han instalado 105 paneles de 175 watios-pico cada uno, que supone el suministro de una potencia total de 18 kilowatios-pico a la red y un ahorro de 11 toneladas al año de CO2.

Los paneles han quedado agrupados en siete circuitos en paralelo, con quince paneles cada uno, que generan corriente continua y se convierte en alterna mediante un inversor. El funcionamiento de las placas fotovoltáicas producirá el 40% del consumo eléctrico del colegio.

Nuevas obras en 2009


A lo largo del año se aplicarán las medidas encaminadas a lograr el ahorro energético, que se centrarán en el edificio de Educación Primaria, construido en 1970, donde se realizará un revestimiento de las fachadas de hormigón prefabricado.

Los estudios previos han demostrado que el colegio tiene una envolvente, una piel, que no aísla o protege de manera adecuada al edificio, de forma que se multiplican los puntos en los que se fuga al exterior el calor o el frío que se genera en las aulas.

La propuesta de trabajo pasa por actuar en los cerramientos, en los huecos y en los puentes térmicos (los puntos con pérdidas o ganancias de calor, que se sitúan entre la estructura metálica y los cerramientos y en las zonas de sellado de los materiales) Así, se colocarán aislamientos continuos en el exterior, que también forrarán los pilares y las cajas de las persianas. De la misma manera, está previsto cambiar los vidrios del edificio por otros dobles y con cámara de aire, además de optar por carpinterías correderas.

Estas medidas conseguirán limitar la pérdida de energía y crearán espacios de trabajo más naturales y agradables. El recibo de calefacción será más económico y los esfuerzos para refrigerar el centro en verano serán mucho menores.

La suma de los efectos benefactores que proporcionarán las placas y el revestimiento del edificio de Primaria supondrán un ahorro del 35% del consumo energético del Cándido Domingo.

Más sensibilización

El tercer eje en el que se apoya este plan de ahorro de energía y disminución de las emisiones de CO2 viene determinado por la Educación Ambiental, que se concreta en la propuesta "Stop al CO2", un programa municipal para frenar el cambio climático que vincula a toda la comunidad educativa .

Se trata de un programa que incluye formación del profesorado y del personal de administración y servicios mediante talleres, además de una labor educativa dirigida al alumnado, que supone cambios técnicos, tecnológicos y de hábitos dentro de cada colegio, logrando consumos más sostenibles.