martes, 3 de febrero de 2009

El Colegio de Educación Especial La Alborada aplica un nuevo sistema para la estimulación sensorial en niños con altas discapacidades psíquicas

 
 
La consejera de Educación, María Victoria Broto, ha conocido el funcionamiento del Cubo de Imágenes, un sistema que a través de imágenes, sonidos y melodías logra activar los estímulos sensitivos y visuales de los alumnos
 
El centro, en el que hay 100 alumnos, es referente en el desarrollo de proyectos tecnológicos aplicados a la Educación Especial
 
Fotografia relacionada con la nota de prensa

 

La aplicación de las nuevas tecnologías en la Educación Especial está permitiendo la puesta en marcha de innovadores sistemas capaces de despertar estímulos sensoriales y motóricos en niños y jóvenes con graves discapacidades psíquicas.

 

El Centro de Educación Especial La Alborada ha sumado un nuevo sistema  a los ya existentes, basado en un objetivo concreto: lograr, a través de la emisión de imágenes y sonidos, despertar nuevas sensaciones en alumnos con dificultades sensoriales importantes.

 

El proyecto se llama Cubo de Imágenes y se trata de una estructura con un diámetro superior a los 3 metros en el que se introduce a los alumnos en su interior. Desde fuera, a través de un ordenador, se proyectan diversas imágenes sobre sus caras acompañadas por sonidos y melodías, y todo ello, junto, logra despertar a los niños sus sensaciones visuales, táctiles y auditivas.

 

Expertos en Educación Especial ven en este sistema un nuevo canal para transmitir a los alumnos información desde el exterior, algo hasta ahora complicado dado que sus alteraciones sensoriales y motóricas no se lo permitía.

 

La puesta en marcha del Cubo de Imágenes ha demostrado una respuesta emocional por parte de los alumnos, lo que les está permitiendo mejorar su calidad de vida y su capacidad tanto de relajación como de concentración.

 

El centro La Alborada cuenta con diferentes actividades diarias enmarcadas en el programa de Transición a la Vida Adulta: un programa que favorece la adquisición de competencias básicas en autonomía e iniciativa personal de los alumnos.

 

El día a día les enseña a través de diferentes programas a adquirir las habilidades necesarias para desenvolverse de la forma más independiente posible con el fin de que cada uno pueda lograr su propia autonomía personal. En este programa la última aplicación es la instalación de aulas domóticas en las que aprenden las actividades domésticas más básicas.

 

Colaboración con la Universidad de Zaragoza

 

El centro de La Alborada trabaja en colaboración con  la Universidad de Zaragoza para la actualización permanente de sus sistemas educativos. Las necesidades específicas de sus alumnos le ha llevado a suscribir un acuerdo con el Centro Politécnico Superior para a aplicación de soluciones técnicas en materia de comunicación con los alumnos, elementos ágiles para que puedan acceder al uso de ordenadores, adaptaciones ergonómicas del mobiliario, etc.

 

El acuerdo se firmo hace cinco años y desde entonces son muchos los avances en los sistemas de comunicación aumentativa, la estimulación sensorial y la autonomía personal, todo ello mejorando significativamente la calidad de vida de niños y jóvenes con graves deficiencias psíquicas.