jueves, 8 de enero de 2009

La Policía de Zaragoza ha realizado 3.667 pruebas de alcoholemia en la campaña de Navidad

 

Los controles se han efectuado entre el 8 de diciembre y el 6 de enero y se han sumado a los que ha puesto en marcha la DGT para intensificar la seguridad vial

Zaragoza, 8 de enero de 2009.- La Policía de Zaragoza ha realizado 3.667 pruebas de alcoholemia en la capital aragonesa entre el 8 de diciembre y el 6 de enero durante la campaña de Navidad. Estos controles se han sumado a los que ha efectuado la Dirección General de Tráfico para intensificar la seguridad vial en nuestras carreteras.

De las 3.667 pruebas que se han realizado, 3.451 (el 94,1%) han arrojado un resultado negativo, frente a las 216 (5,8%) positivas. De éstas, 134 se tramitaron como denuncias administrativas y 82 tuvieron consideración penal.

La Policía de Zaragoza realiza controles de alcoholemia a lo largo de todo el año, aunque considera necesario intensificarlos durante las fiestas de Navidad, tal y como ha hecho en otros años, ya que es una práctica que repercute de manera directa en la seguridad vial. Además, este refuerzo de la vigilancia policial se sumó al que también ha realizado en estas mismas fechas la DGT en las carreteras españolas.

Vigilancia

Los efectivos de la Policía Local se organizaron a lo largo de este mes (8 diciembre al 6 de enero) para poder hacer frente a un control que prácticamente duplica el esfuerzo de un mes normal. Así, dividieron la vigilancia en tres grupos: el que se presta a los transportes públicos, controles en las calles, y realización de pruebas en los accidentes y a conductores con signos de superar la tasa de alcohol permitida.

La Unidad de Motoristas asumió las pruebas que se realizaron a los servicios públicos (conductores de buses escolares, transporte discrecional, urbano y taxi). En total, se llevaron a cabo 770 controles (de los 3.667 totales) ; todos ellos negativos, lo que demuestra la profesionalidad y la concienciación de las personas que trabajan en este sector.

La Unidad de Prevención y Seguridad Vial y la Unidad de Apoyo Operativo (UAPO) se encargaron de practicar el resto de los controles en las calles de la Zaragoza. Los operativos fueron estáticos y móviles, de manera que han permitido cubrir toda la ciudad y especialmente las zonas de influencia en las que se considera que puede haber más presencia de conductores que han ingerido bebidas alcohólicas antes de la conducción.

En total, en este grupo de vigilancia se practicaron 2.381 controles preventivos, de los que 2.285 pruebas fueron negativas, (95,9%) y 96 positivas (4%). De éstas , 77 fueron administrativas y 19 penales; es decir, fueron objeto de juicio rápido.

Por último, la Policía de Zaragoza practicó 516 pruebas en accidentes y a conductores que presentaban síntomas de haber consumido alcohol, que se saldaron con 396 pruebas negativas (76,7%) y 120 positivas (23,2%) . De éstas, 57 fueron administrativas y 63 penales.

Los datos confirman que es necesario seguir trabajando para concienciar a los conductores de la necesidad de evitar la ingesta de alcohol cuando se va a conducir, aunque de manera paralela se observa una mayor preocupación por las cuestiones que tienen que ver con la seguridad vial.