miércoles, 14 de enero de 2009

El azud del Ebro no ha conseguido un Ebro navegable y sí nuestra subida de impuestos. Más de seis millones de euros derrochados.

 
 
De Miguel: "El tiempo nos ha dado la razón con el escándalo de los barcos, que nos acabarán costando a los zaragozanos más de 6 millones"
 
El Concejal popular denuncia que "se vuelve a favorecer a una empresa privada para compensar las pérdidas de un negocio ruinoso impuesto personalmente por Belloch"
 
 
  14 enero '08.- El Concejal del Partido Popular en el Ayuntamiento de Zaragoza, Rafael de Miguel, ha asegurado que el proyecto de navegabilidad del Ebro se ha confirmado como la principal "chapuza" del Plan de Acompañamiento de la Expo y ha señalado que "al final, el tiempo ha dado la razón al Partido Popular y se demuestra que el capricho del alcalde Belloch con este proyecto megalómano lo acabarán pagando de sus impuestos todos los zaragozanos". De Miguel ha explicado que, tal y como ha venido denunciando en reiteradas ocasiones durante 2008, los costes que tendrá el proyecto para el Ayuntamiento de Zaragoza superarán los 6 millones de euros.
 
  El edil popular ha detallado que a los más de cuatro millones de euros que han costado los dos embarcaderos (Club Náutico y azud), hay que sumar los 300.000 euros que costó el dragado, 500.000 de las obras en el Puente de Piedra y, finalmente, otro millón de euros con los que se compensará a la empresa (300.000 euros en efectivo y 740.000 del nuevo quiosco en Vadorrey). Por eso, Rafael de Miguel ha acusado al alcalde Belloch de "derrochar el dinero de los zaragozanos en un proyecto que sólo ha generado problemas. La culminación de todos estos despropósitos es la llegada de Jerónimo Blasco al Ayuntamiento, ya que fue él quien negoció las perjudiciales condiciones del contrato con la empresa, que tendrán repercusiones muy negativas para las arcas municipales. ¿Qué interés especial tiene el alcalde en colocar a Jerónimo Blasco en gestionar una concesión cuyo pliego ha sido vulnerado reiteradamente?".
 
 
  En este sentido, De Miguel ha recordado que el nuevo edificio de servicios que se construirá junto al embarcadero del azud con cargo al Fondo Estatal de Inversiones debería haber sido financiado por la empresa Turismo Ebrofluvial, tal y como obra en las condiciones del contrato y, sin embargo, "lo pagará el Ayuntamiento para que haga negocio una empresa privada". "Al igual que sucedió con el restaurante del Club Náutico, esta generosidad del alcalde con una empresa privada demuestra la poca decencia política de Belloch, que se preocupa más por los intereses de determinados particulares que por el interés general de los zaragozanos", ha concluido.
 
Se dijo: