lunes, 24 de noviembre de 2008

“ IN MEMORIAN” DOMINGO FIGUERAS.

25.11.2008.

 


Por: Rafael Ariza

Como el honesto caballero de las legendarias coplas de Jorque Manrique, dio el alma a quién se la dio, rodeado de los suyos, de su mujer de sus hijos y de sus amigos, con el trabajo hecho y bien hecho, con la misión cumplida, servida bien la corona de su rey verdadero, y parafraseando al poeta castellano, nos queda ahora decir que "aunque la vida perdió dejónos harto consuelo su memoria".

0 comentarios


" IN MEMORIAN" DOMINGO FIGUERAS. 
 
 

     A las once y cuarto del día de ayer 23 de Noviembre de 2008 falleció en el Hospital Clínico de Zaragoza Domingo Figueras Jariod. Como el honesto caballero de las legendarias coplas de Jorque Manrique, dio el alma a quién se la dio, rodeado de los suyos, de su mujer de sus hijos y de sus amigos, con el trabajo hecho y bien hecho, con la misión cumplida, servida bien la corona de su rey verdadero, y parafraseando al poeta castellano, nos queda ahora decir que "aunque la vida perdió dejónos harto consuelo su memoria". 

     Domingo, Medalla de Oro de la ciudad de Zaragoza, Cetro General Honorario de la Hermandad de la Sangre de Cristo, podríamos incluso considerarlo "alma pater" de la Semana Santa de Zaragoza, Fundador y Presidente del Grupo Aragonés "El Pilar", etc.etc.etc.,no acumuló riquezas es sus más de siete décadas de vida, no acumuló esas riquezas que, al fin y al cabo, uno no puede llevarse consigo cuando se va, pero su aportación a la historia popular de ésta ciudad, sobrepasa la de cualquier otro. Omnipresente en todos actos donde las tradiciones locales se hacen vida vivida, continuidad con nuestra historia pero al mismo tiempo proyección hacia el futuro.

     El último doce de Octubre, ya enfermo, demasiado enfermo, estuvo presente como siempre, ahora sabemos que por última vez, en la misa mayor del día del Pilar con su traje de baturro, negro riguroso, y con ese aire suyo imponente y rotundo, como una especie de nuevo "Tío Jorge", aguantando el tipo quizá por encima de sus propias fuerzas. 

     Aragonés prototípico, de fuerte carácter, pero de cordialidad aún mayor, Domingo era una de esas personas que no dejan indiferente a nadie, de esos que arrastran, pero que arrastran sin avasallar, porque son capaces de generar entusiasmo en los demás. Así fue, y así ejerció su vida, una vida que ciertamente hubiera podido ser más larga, pero que no pudo haber sido más intensa, más fructífera y más generosa de lo que fue. Su impronta ciertamente quedará en las instituciones a las que perteneció, y las que enriqueció con su vitalísima presencia, pero sobre todos en las personas que le conocimos y tratamos, los que tuvimos el privilegio de recibir parte de su energía. Su impronta, quedará indeleblemente grabada en ésta nuestra, su, ciudad de Zaragoza. 

     El próximo día 25 de Noviembre a la una de la tarde en la Iglesia de San Cayetano, su casa, se celebrará su funeral. Domingo pasará a formar parte de la historia viva de ésta ciudad. Descanse en paz.