martes, 4 de noviembre de 2008

Entrevista a Joaquín Salvo. Ingeniero Agrónomo. Experto en cuestiones ganaderas. Diputado del PP en Aragón.

4.11.2008.

Joaquín Salvo: "Queremos pensar que no se han estado ocultando focos de lenguas azules en Aragón"


Por: Adriana Ortiz

El portavoz de Agricultura del PP ha comentado, en una entrevista a Aragón Liberal, la situación actual de la ganadería aragonesa y los problemas que tiene la misma, así como los brotes de lengua azul en la Comunidad Autónoma, el riesgo que supone para el ganado y, entre otras cosas, la gestión de las buitreras y su ubicación en Aragón.

En Aragón Liberal


¿En qué situación se encuentra actualmente la ganadería aragonesa?

Es un sector muy complejo, con muchas diferencias entre las distintas especies y las distintas orientaciones productivas. Así nos hallamos con una ganadería de ovino que tiene explotaciones muy poco evolucionadas, con sistemas de producción que, aunque han introducido algunas mejoras técnicas en aspectos como la sanidad y poco más, son básicamente los mismos desde hace cientos de años, con alimentación a base de pastoreo y algún suplemento estacional. Frente a ello, otras especies como el porcino o las aves, tanto de puesta como de engorde, han incorporado prácticamente todas las mejoras técnicas existentes hoy en día. Dos datos básicos que deben señalarse son que el subsector ganadero representa en nuestra comunidad una participación en la  economía superior al agrícola, y superior además a la media española. Y algo común al resto de Europa y especialmente al resto de España: la importante crisis de precios de estos últimos años que puede acelerar el cierre de muchas explotaciones.

¿Qué problemas tiene?

La crisis de la ganadería en aquellas explotaciones de ovino y vacuno extensivo es una crisis no sólo económica, sino social, y tiene mucho que ver con la falta de servicios en el medio rural, la falta de recambio generacional y las malas condiciones de trabajo, además, por supuesto, de una baja rentabilidad, que no compensa tantas penalidades.

Respecto al resto de las especies, nos hallamos frente a un sector, como son todos los dedicados a la producción de materias primas, muy expuestos a las fluctuaciones de precios a nivel mundial, no sólo de lo que ellos mismos producen, sino de los medios de producción que necesitan, los llamados "inputs intermedios", de los que el más importante es el capítulo de la alimentación. Estos años pasados hemos asistido a caídas importantes del precio de la carne o en el mejor de los casos a su mantenimiento, junto con subidas muy importantes del precio de los cereales y, por lo tanto, de los piensos.

Se trata además de un sector que depende en gran medida de mercados exteriores a Aragón, fundamentalmente del sector cárnico catalán y de otras comunidades vecinas.  

¿Se han dado casos de lengua azul en la Comunidad Autónoma de Aragón? ¿Dónde?

Se ha publicado recientemente una Orden con la declaración de cuatro focos en la zona norte de la provincia de Huesca. Queremos pensar que no se han estado ocultando focos en Aragón, aunque a nuestro juicio es muy sospechoso que hasta el fin de semana anterior a esa declaración el resto de la Comunidades españolas hubieran notificado al Ministerio de Medio Ambiente, Rural y Marino más de mil casos en vacuno y más de dos mil en ovino a lo largo de este último año y Aragón ninguno. Todas las comunidades que rodean a Aragón habían declarado un número importante de casos, excepto Aragón. Estamos a la espera de recibir la respuesta a una pregunta parlamentaria que hemos formulado al respecto.

¿A qué animales afecta el problema de la lengua azul?

Fundamentalmente afecta al ovino, con una sintomatología muy característica que es la que da nombre a la enfermedad y una alta mortalidad; y al vacuno sin apenas sintomatología o mucho más leve, por lo que esta especie puede servir de reservorio del virus.

¿Qué riesgo supone para el ganado? ¿Y para la población?

Para el ganado ovino es una enfermedad muy grave, mientras que para el vacuno es mucho más leve. Un de las características de esta enfermedad es que por lo que sé no se contagia  directamente de un animal a otro, sino que la transmite un mosquito. Eso hace que las posibilidades de contagio se reduzcan a cero en épocas de frío. Al parecer esa enfermedad no afecta al ser humano, por lo que no hay riesgo sanitario para la población.

Con respecto a los efectos que puede causar esta enfermedad animal en las personas ¿considera que las medidas sanitarias son suficientes?

Sí, no hay peligro para las personas. Hay otras enfermedades que sí afectan a las personas y que recientemente han causado mucha alarma social. Todos hemos oído hablar de la famosa influenza aviar o de las encefalopatías espongiformes, aunque afortunadamente los casos de contagio al ser humano han sido casi anecdóticos.

¿Se han dado casos de vacas locas en Aragón?

En estos años pasados se han dado, si no recuerdo mal, algunos casos. Últimamente, y al menos desde los dos o tres últimos, no se ha sabido de ninguno. Por lo que sé, hay una gran cantidad de controles y análisis de todos los animales sacrificados en matadero, al menos a partir de una edad de riesgo, para evitar que ningún animal afectado pudiera pasar a la cadena de comercialización. En ese aspecto creo que podemos estar seguros.

Si los hubiera ¿se informaría a la población?

Sí, es de esperar que sí. La legislación es muy estricta al respecto y el que se ocultaran sería gravísimo. Es más, si como consecuencia de su ocultamiento se pudiera en riesgo la salud pública podría haber incluso responsabilidades penales. Creo que la enfermedad es suficientemente seria como para que nadie se arriesgue a ocultar casos.

¿En qué casos no se informaría?

No sé de ningún supuesto en que se contemple esa posibilidad. El Gobierno central ofrece además en Internet información de todos los focos de enfermedades del ganado; de todos, claro, los que notifican las comunidades autónomas.

Los medios médicos y la sanidad aragonesa actual, ¿cree usted que podría sanar los casos que surgieran?

No sé mucho de estas cuestiones, salvo lo que leí en su momento, cuando surgió el asunto en la prensa, pero por lo que recuerdo, lo que hacía extremadamente grave la enfermedad era que no tenía cura. Si no recuerdo mal era una especie de degeneración nerviosa para la que no había tratamiento.

¿Podría decirme qué es una buitrera y dónde están ubicadas?

Las buitreras son lo que antes se llamaban muladares, con la diferencia de que ahora están mucho más reguladas y dotadas de medios de aislamiento, valladas, con puerta cerrada con candado, con vado sanitario para los vehículos que llevan animales muertos... Según los datos que he leído en Aragón hay algo más de treinta y se encuentran repartidas por todo el territorio aragonés, aunque tienen tales condiciones de aislamiento que no resulta fácil encontrar una ubicación idónea: alejados de carreteras, zonas habitadas, de tendidos eléctricos...

¿Ha habido ataques de buitres al ganado aragonés?

Sí, no podría decir cuantos pero parece que los casos se han multiplicado en los últimos años, precisamente desde la prohibición de arrojar animales muertos en el campo, como una medida preventiva más frente a las encefalopatías. Esa es una medida que mucha gente, entre la que me cuento, no acaba de entender, porque no hay al parecer ninguna evidencia científica de que los buitres, y muchos otros animales, padezcan esa enfermedad. Y encuentro altamente improbable que aunque la padecieran pudieran pasar a la cadena alimentaria humana. Pero como consecuencia, parece que está cambiando hasta el comportamiento de los buitres.

Y ¿se gestiona adecuadamente la ubicación de comederos para buitres?

Supongo que se estará gestionando adecuadamente, al menos desde el punto de vista del aislamiento. Otra cosa es que resulten suficientes y que estén adecuadamente repartidos. A la vista del hambre que están pasando los buitres no parece que sean suficientes, desde luego.

El tema éste del abandono de los cadáveres es una de esas muestras de que quizás una administración tan alejada del terreno como es la de la Unión Europea no regula de una forma apropiada para todos. La casuística de los países europeos es muy diferente. No es lo mismo un país como Holanda, donde toda la ganadería es intensiva, y donde todo el territorio está muy bien comunicado y las distancias son cortas, que España, y en particular Aragón. La retirada de cadáveres en Holanda puede reportar ventajas y eliminación de molestias para la población que compense su coste. En Holanda no hay buitres. En Aragón las distancias son muy grandes, hay ganado extensivo que a veces muere en el campo y que desde tiempo inmemorial ha servido de alimento a los buitres, como antes les servían los herbívoros silvestres. Salvo en la proximidad de zonas pobladas, no le encuentro mucho sentido a la retirada de cadáveres de animales. Su coste es enorme y sus ventajas muy pocas. Y por lo que estamos viendo hasta tiene efectos colaterales sobre la fauna silvestre que en Bruselas no habían previsto.