martes, 18 de noviembre de 2008

El Consejo de Gobierno declara seis nuevos edificios y yacimientos Bienes de Interés Cultural

 
La sede de la Confederación Hidrográfica del Ebro, declarado en la categoría de Monumento, es uno de los más destacados al tratarse del inmueble que mejor representa la arquitectura racionalista de Zaragoza
 

El Consejo de Gobierno ha declarado seis nuevas protecciones patrimoniales en Aragón, edificios y yacimientos que tras este anuncio pasarán a quedar inscritos en el registro de Bienes de Interés Cultural.

 

El primero en obtener esta declaración ha sido la sede de la Confederación Hidrográfica del Ebro en el Paseo Sagasta de Zaragoza. Se trata de un inmueble construido entre 1936 y 1946 y es uno de los mejores ejemplos de la arquitectura racionalista de la ciudad de Zaragoza.  Este edificio es obra de los arquitectos Regino y José Borobio.

 

El Gobierno ha decretado también la declaración de BIC en categoría de Monumento al Grupo Escolar Gascón y Marín de Zaragoza, obra del arquitecto José de Yarza Echenique y que fue la primera escuela diseñada en Zaragoza según las exigencias de la enseñanza graduada, respondiendo a un nuevo concepto de la escuela pública. 

 

El llamado Quiosco de la Música de Zaragoza también será declarado Bien de Interés Cultural en categoría de Monumento. Se trata de una de las pocas obras que se conservan de las construidas para la Exposición Hispano-Francesa celebrada en 1908 en Zaragoza con motivo del centenario de Los Sitios. El Quiosco es uno de los mejores ejemplos del modernismo zaragozano y fue diseñado por los hermanos José y Manuel Martínez de Ubago y Lizarraga.

 

El Consejo de Gobierno ha decretado también BIC a diversos yacimientos en categoría de Conjunto de Interés Cultural. Entre ellos al yacimiento llamado Monasterio de San Pelay, en el término municipal de Biescas. Los restos de este antiguo Monasterio fueron localizados e identificados en 1981. Desde entonces diferentes actuaciones arqueológicas ha sacado a la luz un conjunto arquitectónico de gran interés formado hasta la fecha por una iglesia de tres naves, una torre, varias dependencias monásticas y una necrópolis.

 

Otro Yacimiento declarado BIC es El Corral del Calvo en Luesia (Zaragoza). Éste se sitúa en un cerro, en la margen derecha del río Arba, junto a la Sierra de Santo Domingo. El yacimiento se divide en dos partes: por un lado la zona monumental, excavada y protegida y por otro su amplio entorno. Las excavaciones llevadas  a cabo en la zona han aportado nuevas informaciones sobre la extensión total del yacimiento, el tipo de ocupación y el desarrollo posterior a la Alta Edad Media.

 

Por último el yacimiento Valdeherrera en los términos municipales de Calatayud y Paracuellos de Jiloca es otra zona arqueológica declarada BIC en categoría de Conjunto de Interés Cultural. Se encuentra situado en la margen izquierda del Jiloca en la zona suroeste de Calatayud.