domingo, 5 de octubre de 2008

Nuevos gigantes en Zaragoza



La comparsa de Gigantes y Cabezudos de Zaragoza ha recibido como nuevos integrantes nada menos que a Palafox y Agustina.

En un entrañable acto al que han asistido sobre todo niños y padres, familias... de esas que Zapatero no puede ver, porque abundaban papás, mamás e hijos... no el entreverado que intenta normalizar, nuestro alcalde, alcalde con ojeras, Juan Alberto Belloch, ha dado la bienvenida nada menos que a los gigantes Palafox y Agustina.

Han sido avalados por el Arrabal de Zaragoza, la Asociación de los Sitios, el Parque del tío Jorge y, deberían haber tomado parte La Puerta del Carmen y la huerta de Santa Engracia. En definitiva, toda nuestra Zaragoza de 1808 se ha hecho presente, salvo que los alabarderos en tan concurrido escenario no pudieron descargar las salvas de honor... lo hicieron el tambor y la flauta.

Grande ha sido la euforia de los niños y los mayores. Algunos niños estaban estirando los músculos previo a las carreras delante de los Cabezudos. Algún cabezudo había sin necesidad de careta, de esos que son más tercos que un burro, pero esos no llevaban cachiporra y son más bien cabezones.

Al final los gigantes danzaron en la puerta del Ayuntamiento de Zaragoza, lo hicieron pero que bastante bien y ahí había multitudes con dos cabezas, la de arriba era de crío, la de abajo, normalmente del padre, que todavía la fisiología marca diferencias.

frid