martes, 7 de octubre de 2008

LA COLECCIÓN DE DIBUJOS DE LA ILUSTRACIÓN DE LA REINA MARÍA CRISTINA COMPARTE ESCENARIO EN EL PALACIO DE SÁSTAGO Y CAJALÓN


LA COLECCIÓN DE DIBUJOS DE LA ILUSTRACIÓN DE LA REINA MARÍA CRISTINA COMPARTE ESCENARIO EN EL PALACIO DE SÁSTAGO Y CAJALÓN




La exposición compartida muestra un material único y de lujo del 7 de octubre al 8 de diciembre.


(06/10/08). Dos escenarios de altura, íntimamente ligados a Goya, ubicados uno frente al otro en el Coso Alto de Zaragoza, presentan por vez primera la colección de dibujo antiguo, propiedad de la reina María Cristina de Borbón y Borbón, madre de Isabel II, incrementada por algunos de sus descendientes directos y conservados por el librero anticuario Antonio Moreno Martín, que los adquirió en 1963. Además de la singularidad de la procedencia real –una buena parte de la colección se forma por los mismos años en que se funda el Museo del Prado-, este conjunto extraordinario de más de dos centenares de dibujos muestra el gusto del coleccionismo español mal conocido y poco estudiado.

El Palacio de Sástago de la Diputación de Zaragoza y la sede de Cajalón comparten, hasta el 8 de diciembre, una colección única y extraordinaria por varios motivos, el principal de los cuales es su calidad. Existen en la colección una serie de dibujos inéditos y magníficos realizados por los principales artistas del barroco y la Ilustración españoles tales como: Miguel Jacinto Meléndez (pintor del Rey Felipe V y padre del célebre bodegonista Luis Meléndez), Antonio González Ruiz, José del Castillo, Antón Rafael Mengs, Francisco Bayeu (pintor de Cámara de Carlos III y cuñado de Goya, del que se muestran casi una veintena de maravillosos estudios), Mariano Salvador Maella (pintor del Rey Carlos III), etc.

Pero en este conjunto perteneciente al Setecientos existen dos obras excepcionales, la primera de ellas en orden cronológico, un cuaderno de viaje con más de doscientos dibujos obra de Charles-Joseph Flipart (París, 1721-Madrid, 1797), pintor de Cámara de Fernando VI que, a buen seguro, revolucionará el conocimiento que tenemos del arte de corte español en la época de los primeros borbones.

La segunda, y no menos importante, la presentación de una hoja con dieciséis cabezas caricaturescas de Francisco de Goya, dibujadas según la tradición durante una tertulia en el salón del marqués de Santa Cruz. Este dibujo extraordinario en la producción de Goya que se daba por perdido –sólo se conocía por su exhibición en 1922- hoy vuelve a reaparecer en la exposición del Palacio de Sástago. Fueron dibujadas por Goya hacia 1797-1798, y son un raro y temprano ejemplo del arte de la caricatura en España.

Otro motivo que hace singular esta colección es la parte de dibujos más antigua donde se encuentran obras de Juan de Juanes -un rarísimo ángel portador de los atributos de la Pasión- y otras obras del siglo XVII con firmas como la de Mateo Cerezo el Joven, Juan Conchillos, Matías de Torre, Francisco Caro, Vicente Salvador Gómez o Matías de Irala (1680-1753), célebre tratadista, autor de una reconocida cartilla de dibujo.

Aunque la parte española de la colección es la más numerosa se encuentra también una representación de grandísima calidad del renacimiento y el barroco italianos con dibujos ejecutados por Giuseppe Cesari il Cavaliere d’Arpino (preparatorio del cuadro de la Expulsión de Adán y Eva del Paraíso, conservado en el Museo del Louvre), Annibale Carracci, máximo exponente del clasicismo boloñés (para la Venus dormida del Musée Condé de Chantilly), Carlo Maratta y otros notables pintores del seiscientos romano.

Complemento de estos tesoros se presentan también por vez primera una selección de libros ilustrados y de estampas sueltas que pertenecieron a la Reina Gobernadora, y que poseen su ex libris personal, entre los que sobresale la serie del Apocalipsis (1498) grabada por Alberto Durero, una de las obras maestras del grabado universal.



Geografía goyesca

Todo este material refleja la importancia de la figura de Goya y de la Ilustración española en esta exposición, impulsada por la Diputación Provincial de Zaragoza, patrono y principal promotor del Consorcio Goya-Fuendetodos, cuya sala de exposiciones en el lugar de nacimiento de Goya se ha convertido por derecho propio, en un referente del arte gráfico español e internacional.

Ahora sus obras, las de Goya y sus maestros, las de la época, viajan a la Sede Social de la Caja Rural de Aragón (Cajalón), tradicional colaborador del Consorcio, y al Palacio de Sástago, edificio este último, sito justamente en un solar contiguo al que ocupó la Academia donde estudió el de Fuendetodos, y donde, además nacieron ilustres mecenas de Goya; éstos fueron Ramón de Pignatelli, director del Canal Imperial de Aragón, rector de la Universidad, entre otros cargos ilustrados, y su hermano fray Vicente de Pignatelli, que desde Italia trajo la importante colección de dibujos italianos (expuestos en el Palacio de Sástago para celebrar el 250 aniversario del nacimiento de Don Francisco, en 1996), con que aprendió la generación de Goya, hoy conservada depositada en el Museo de Zaragoza por su propietaria, la Real Academia de Nobles y Bellas Artes de San Luis de Zaragoza.

La exposición, se abre, por dictado de la cronología, en la sede de Cajalón, en el antiguo edificio modernista del Centro Mercantil, Industrial y Agrícola de Zaragoza en cuyo solar se levantó la Casa Coloma (propiedad de Juan de Coloma, administrador y secretario personal de Fernando el Católico), luego domicilio de los duques de Híjar hasta la muerte del gran conde de Aranda. Por si no fueran pocas las coincidencias en la vida de Goya, en solar colindante con Cajalón se elevó la morada de Martín Zapater, el amigo íntimo y principal corresponsal de Goya que vivió muy cerca, en la calle de la Morería.

La geografía goyesca acompañará al visitante de esta exposición, principal adelanto de otra nueva que se hará con los dibujos en la estela de Goya que coleccionó la Reina Gobernadora.