sábado, 7 de junio de 2008

RAZÓN Y SED en la Expo 2008. Ingenieros de Caminos y Confederación del Ebro en colaboración.

6.6.2008.

ZARAGOZA EN LA EXPO DEL AGUA: LOS PROFESIONALES REFLEXIONAN EN EL PALACIO DE SÁSTAGO SOBRE EL AGUA Y LA INTERVENCIÓN HUMANA. RAZÓN Y SED.

El Colegio de Ingenieros y la Confederación Hidrográfica del Ebro aportan sus conocimientos sobre el agua en dos muestras que podrán contemplarse del 5 al 14 de septiembre.

www.aragonliberal.es


ZARAGOZA EN LA EXPO DEL AGUA: LOS PROFESIONALES REFLEXIONAN EN EL PALACIO DE SÁSTAGO SOBRE EL AGUA Y LA INTERVENCIÓN HUMANA

  
 
  
(05/06/08). El Palacio de Sástago de la Diputación de Zaragoza presenta dos muestras concebidas por dos equipos de profesionales con una temática común: el agua, ese leitmotiv que guía la Exposición Internacional 2008 que estamos a punto de inaugurar con especial protagonismo del río.

Razón y Sed

Agua como principio y fin. De ella procedemos, perecemos sin ella y a veces con ella. Y es que el agua es poco solidaria con el hombre. Es irregular, no es previsible, no llueve cuando la necesitamos y cuando lo hace puede ser con tal ímpetu que desborde los ríos, se lleve por delante cuanto encuentre a su paso o arruine cosechas, yendo a parar al mar sin que el terreno sea capaz de atraparla. Por ello, desde muy antiguo se han empleado distintos medios para conseguirla allí donde se necesita, aprovecharla mejor y paliar los efectos de su furia.

El objetivo perseguido al plantear esta exposición ha sido mostrar con imágenes los efectos en el entorno del hombre, de la presencia de esta agua conseguida con diferentes arti­ficios, algunos de ellos con importantes obras de ingeniería a sus espaldas.

El acercamiento se ha conseguido con cinco ópticas diferentes: histórica, simbólica, técnica, humana y poética. De ahí la selección de los cinco fotógrafos autores de las imágenes: Martí Llorens, Paco Gómez, Ana Muller, Díaz Burgos y Castro Prieto .

De la mano de los cinco partimos de la Razón, esto es de las actuaciones para retener el agua, almacenarla, conducirla, distribuirla, mejorar sus condiciones o los ingenios del hombre para sacarle distintas utilidades.

Un recorrido sinuoso como el de un cauce nos conduce hasta la Sed, representada en primer lugar por las imágenes del subsistir. Del agua necesaria para nuestro cuerpo llegamos al agua para nuestro espíritu: para disfrutar, hermosear nuestro entorno y alimentar nuestra alma. En este último bloque de imágenes pasamos a contemplar cómo las actua­ciones hidráulicas transforman sus entornos y generan pai­sajes del agua, alimento de nuestro espíritu e impulsan creatividades, sensaciones y estados de ánimo.

La muestra se ha conseguido gracias a la colaboración de dos instituciones: el Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos y la Diputación Provincial de Zaragoza.

 

Aguas, ingeniería hidráulica y fotografía en los orígenes de la Confederación Hidrográfica del Ebro. Los años decisivos

Esta exposición presenta una selección de 125 fotografías del importante fondo fotográfico del Archivo de la Confederación Hidrográfica del Ebro relativa a los embalses más antiguos de la cuenca hidrológica.

Las fotografías han sido ordenadas de forma geográfica (desde el inicio de la cuenca, el Pantano del Ebro, y luego, en dirección hacia la desembocadura) y dentro de cada embalse u obra hidráulica (canales, pasarela del Ebro, etcétera) en orden cronológico de las obras de ingeniería; recoge los pantanos del Ebro, Alloz, González Lacasa, Mansilla, Yesa, Ardisa, La Sotonera, Mediano, Barasona, Santa Ana, Oliana, Moneva, Cueva Foradada, Gallipuén, Santolea, y Pena, así como los Canales Imperial de Aragón, de las Bardenas, de Lodosa, Monegros y de Aragón y Cataluña.

Los negativos originales son de vidrio y celuloide, y de estos se conservan positivos de época ( vintages ) de tamaño 13 x 18 cm, a partir de los cuales se ha realizado una digitalización que ha sido positivada, también digitalmente, sobre papel ahuesado. La mayoría del fondo fotográfico del archivo no posee indicación del autor pero sí que se conoce el nombre de los fotógrafos que habitualmente trabajaban para la CHE: Aurelio Calvo, Juan Mora Insa o el propio Manuel Lorenzo Pardo, entre otros ingenieros y técnicos de la Confederación.