miércoles, 16 de abril de 2008

Trasvase a Barcelona: Gustavo Alcalde: "Zapatero engaña e Iglesias calla"

16.4.2008.

Gustavo Alcalde: "Zapatero engaña e Iglesias calla"


Zapatero engañando y Marceli callando

Por: Redacción

El presidente de los populares aragoneses recuerda que Zapatero, en Zaragoza durante la campaña electoral, rechazó con contundencia los trasvases. Emplaza a Iglesias a utilizar "idéntica beligerancia, incluida la movilización social, que cuando el trasvase lo proponían otros"

www.aragonliberal.es


El presidente del Partido Popular de Aragón, Gustavo Alcalde, resumió hoy en una frase la actuación de José Luis Rodríguez Zapatero y Marcelino Iglesias ante el próximo trasvase del Ebro a Barcelona, cuya definición ultiman los Gobiernos de España y de Cataluña: "Zapatero engaña e Iglesias calla".

Una afirmación que se sostiene en dos argumentos que enumeró el líder de los populares aragoneses. Por un lado, la contundente afirmación que Zapatero formuló en Zaragoza, el pasado uno de marzo durante la campaña electoral, cuando declaró que 'mientras yo sea presidente, no habrá trasvase del Ebro' y, en segundo término, la posición contraria de Marcelino Iglesias durante los últimos años a cualquier trasvase del Ebro.

A estas dos ideas Alcalde añadió el hecho de que, tal y como revelaron distintas informaciones periodísticas nunca desmentidas por los Ejecutivos central y catalán, el acuerdo para realizar un trasvase del Ebro a Barcelona habría quedado cerrado por las dos Administraciones en noviembre de 2007, aunque esta circunstancia fue silenciada a petición de la entonces ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, hasta que pasaran las elecciones generales del pasado mes de marzo por las negativas implicaciones que podría suponer en los intereses electorales del Partido Socialista en Aragón.

En este sentido, el presidente regional de los populares calificó de "indecente" que hasta el día de las elecciones el mensaje de los socialistas fuera el no al trasvase del Ebro "y un mes después ya tenemos trasvase del Ebro, sin previa consulta a Aragón, por lo que los intereses de Aragón, una vez más, quedan relegados y olvidados".

Gustavo Alcalde volvió a insistir, una vez más, en la obligación de que la planificación hidrológica nacional tome como punto de partida "un gran acuerdo nacional sobre el agua y la ejecución de las obras de regulación pendientes de realizar en Aragón, en lugar de una decisión impuesta de manera bilateral, entre los Gobiernos de España y de Cataluña, cuyas afecciones son evidentes para todas las Comunidades que pertenecen a la cuenca del Ebro".

Ante esta situación, reclamó a Iglesias y al Ejecutivo que preside "idéntica beligerancia, en palabras y hechos, incluso a través de la movilización social si fuera preciso, a la desarrollada cuando los que proponían el trasvase eran otros" porque, afirmó "en este caso, como en los anteriores, a un Gobierno antitrasvasista como ha definido a su coalición Marcelino Iglesias, sólo le queda una respuesta posible y es el rechazo", de lo contrario, concluyó "estaremos ante la evidencia de que, tal y como viene diciendo el Partido Popular de Aragón, los intereses del Partido Socialista siempre han estado por encima de los intereses de los aragoneses".