domingo, 27 de abril de 2008

Reprobación a Marcelino Iglesias

27.4.2008.



Sebastián Contín Trillo-Figueroa

El viernes en el pleno del Ayuntamiento de Zaragoza se produjo un hecho insólito. El PP presentó una moción para reprobar al presidente de Aragón, Marcelino Iglesias, por no defender los intereses de los aragoneses ...

www.aragonliberal.es


El viernes en el pleno del Ayuntamiento de Zaragoza se produjo un hecho insólito. El PP presentó una moción para reprobar al presidente de Aragón, Marcelino Iglesias, por no defender los intereses de los aragoneses, por no defender el Estatuto de Aragón con el asunto del trasvase del Ebro a Barcelona y por resultar un mentiroso compulsivo, ya que desde el año 2002 -siendo ya presidente de la Comunidad- se opuso a lo que él mismo llamaba el trasvase del Ebro a Barcelona. En aquella ocasión le pidió al Gobierno de Aznar que retirara ese mismo trasvase, mandaron miles de alegaciones, y su consejero de Medio Ambiente, el señor Longás (que era además secretario general del PAR), presentó un oficio del Gobierno de Aragón pidiendo la paralización del minitravase a Barcelona por ser lesivo para el medioambiente y por romper los criterios de sostenibilidad y de cuenca. Es evidente que un mentiroso de tal calibre, que ha utilizado el agua para mantenerse en el sillón y que cuando le ha convenido a su gobierno ha cambiado de criterio, debe ser denunciado y debería marcharse. Iglesias ha dicho en dos ocasiones que si su partido pone en marcha el trasvase -ya lo ha hecho, incluso el alcalde de Zaragoza ha reconocido que esto es un trasvase de agua- él se marcharía, no estaría ni un minuto más en el Pignatelli porque se dedicaría, según sus palabras, "a otra cosa, mariposa". En el momento de la votación de la moción, dos concejales del PSOE (Sra. Alcober y Sr. Becerril) estaban ausentes en la sala, por lo que inicialmente se aprobó la reprobación, votada a favor por 12 concejales del PP y 3 de CHA = 15 votos. Votaron en contra 11 concejales del PSOE, los 2 del PAR y el de IU (!!!) = 14 votos. Con la connivencia de la mesa técnica del Pleno, pues "inexplicablemente" hicieron mal el recuento de los votos, el Alcalde de Zaragoza, en un ejercicio de caciquismo decimonónico inaudito en él (pero lamentablemente tan habitual entre sus filas socialistas), se puso como un energúmeno y mandó repetir la votación ¡hasta en 2 ocasiones más! Hasta que consiguió convencer a los 2 concejales PSOE ausentes que votasen. ¿Que está pasando en el PSOE? ¿Por qué pretendían algunos que Marcelino Iglesias fuese reprobado por el Ayuntamiento? La votación la mandó repetir el Alcalde tres veces sencillamente porque no le convenía el resultado, pasándose el Alcalde el Reglamento Orgánico y su artículo 100 por el arco del Triunfo, para terminar rechazando la reprobación del traidor Marcelino con su voto de calidad (que vale doble en caso de empate… alucinante). La votación fue notoriamente fraudulenta, protestó el Sr. Gaspar y, en un comportamiento más propio de épocas pretéritas, lo obligó callar. Después le llamó la atención y le quitó la palabra. El Concejal del PP Sr. Moreno alegó que el Reglamento prohíbe hacer lo que el alcalde acababa de hacer, y éste se puso como un burro, gritó a los Portavoces del PP y dijo que si querían que se cumpliera el reglamento, que se preparasen. Amenazó a los concejales del PP, le quitó la palabra al señor Moreno, llamó diputados a los concejales -estaba fuera de si y no controlaba- y dijo que allí se hacia lo que él decía. Fue una votación fraudulenta, el alcalde incumplió el reglamento y lo hizo para evitar que se reprobase a su señor Iglesias, cosa que los concejales lograron hacer limpiamente, aunque la fraudulenta actuación de Belloch no lo reconoció.